Ir al contenido principal

conectar

Las tecnologías nos han llevado lejos, nos han enseñado mucho y nos han facilitado muchísimo las cosas. Vivimos en una dependencia tecnológica brutal, usamos los teléfonos móviles o los ordenadores para absolutamente todo. Vivimos por y para las redes sociales, constantemente conectadas, esclavas de la inmediatez. Y sí, la tecnología nos ha dado mucho... pero siento que a veces me quita más de lo que me da. 






Por ello, la semana pasada decidí apagar el WhatsApp durante cinco días. Un reto personal que necesitaba para darme cuenta de cuan adicta soy y de lo innecesario que es. Lo eché de menos a ratos, pero me di cuenta de que no es para nada necesario estar todo el día conectada. Es algo obvio, y lo sabía antes también, pero vivir la experiencia me ayudó mucho más. He desconectado de las redes sociales para conectarme conmigo misma, y creo que lo voy a hacer muchísimas más veces. 




Aproveché estos días sin whatsapp para estar en plena naturaleza. Ir al monte, ver el mar; son dos de las cosas que más me gusta hacer, sentir el sol en mi piel, escuchar las olas del mar, los pajaritos cantar... Podría estar horas y horas contemplando el maravilloso planeta en el que vivimos. Disfruté muchísimo de la naturaleza, y espero poder seguir haciéndolo muchísimo tiempo más. Esto me da la Vida. 





Comentarios

  1. Viví por Twitter esa semana que tuviste, y me pareció muy valiente. Yo lo único que he hecho es estar desconectada del móvil durante dos días (pero de Internet, y el blog, y Twitter de vez en cuando y alguna otra cosa no pude, es cierto que para cualquier cosa lo necesitas) y también tengo intención hacerlo más. Me sentó bien para desconectar, pero sobre todo conectar conmigo misma, con la vena creativa que tenía dentro. De alguna manera supe gestionar mejor mis emociones y crecí mucho más en esos días que en meses estando "conectada" al móvil. Y eso que adoro Internet y las redes sociales.

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CAPAZ desde 1992

Hace un año volví de estar tres meses como cooperante en Cutervo, Perú.
Si tuviera que describir esta experiencia en una palabra, sin duda sería rompedora.  En todos los aspectos.  Allí conocí una nueva forma de vida, una gastronomía diferente, un ocio diferente, una cultura diferente llena de valores diferentes; igualmente valiosos. Compartí tres meses con personas que habían sido educadas en valores, creencias y realidades diferentes a las mías, y esto me enseñó muchísimo. Esta experiencia fue realmente reveladora y humana, sobre todo humana.
Cuando volví me di de bruces con una realidad que no me gustó absolutamente nada. Una realidad en la que había nacido, crecido y vivido; miraba la sociedad a la que pertenecía... a la que había pertenecido hasta entonces de la cual ya no me sentía parte. ¿Por qué no me di cuenta de todo esto antes? 
Abrir los ojos y ver con una perspectiva diferente la sociedad en la que vivo me dolió muchísimo, me rompió por dentro.
Fue ahí cuando hice clic y me di …

por favor, decide vivir

"Sara Soler se odia."



"La guerra no ha hecho más que comenzar. Una guerra en la que, para sobrevivir, Sara tendrá que luchar contra sí misma."

¿Te sientes identificada con Sara Soler? ¿Te sientes insuficiente? ¿Te duelen tus pensamientos? ¿Te duele la vida? 

Pide ayuda. 
No mereces este dolor.


ENFERMEDADES MENTALES

Últimamente he leído mucho sobre lo estigmatizadas que están las enfermedades mentales. No soy una experta en el tema, ni pretendo sentar doctrina; pero sí quiero - desde mi experiencia - compartir mi opinión y visibilizar estas enfermedades. 
No sé cuál es el origen de todo esto, pero quiero dejar claro que las enfermedades mentales no se eligen. Quizás así dicho suena demasiado evidente y pensaréis que soy una exagerada (que sí); pero muchas veces caemos en el error de culpar a las personas de tener (por ejemplo) anorexia. ¿Os sentís identificadas? Seguro que sí. O seguro que habéis conocido a alguien que lo ha hecho o quizás os haya pasado a vosotras. Sí. Ese... "¿y por qué no comes?" "pues come" "decidiste dejar de comer y por eso has enfermado". ¿Os va sonando más? Sí. Esto, tristemente, es una realidad que las personas con un Trastorno de la Conducta Alimentaria tienen que sufrir y escuchar constantemente. Y no. No lo han elegido y no es tan sencil…