Ir al contenido principal

¿Quién quiero ser?

En esta entrada me gustaría hablaros de las metas y objetivos de la vida. Así dicho suena muy aburrido y pereza, pero llevo un tiempo dándole vueltas a mi cabecita a eso... 

¿Hacia dónde voy? 
¿A qué voy?

Ir sin rumbo, probando, viviendo la vida... está muy bien, queda muy hippie decir que eres así y cuando te salen las cosas bien es como la mejor alternativa de la vida. Pero... no. En los últimos años me he dado cuenta de lo importante que es marcarte unos objetivos, una meta. Pero sobre todo he aprendido a no obsesionarme con esos objetivos. 

La vida es como organizar un viaje. Puedes organizar un viaje con todas las excursiones cerradas y alojándote en un hotel cinco estrellas; o puedes organizar un viaje sin cerrar excursiones y acampando donde se pueda. Pero si algo tienen en común estas dos formas de viajar, es que sabes a dónde vas y qué cosas quieres hacer/ver. Y en la vida también es muy importante tener claro eso. 

¿A dónde quiero llegar?
¿Quién quiero ser?

Éstas son preguntas muy difíciles, de esas que necesitan mucha reflexión y que la respuesta nunca te contenta al 100%. Pero son preguntas necesarias. A mí me sirven para saber dónde estoy y hacia dónde voy, para visualizar el camino y confiar en que lo voy a conseguir. 





Hay que tener claro que quizás después de llevar un tiempo en el camino, éste se desdibuja y aparece otro... y es igual de válido. Lo importante es no andar como pollo sin cabeza, tener algo al final que quieras conseguir; sea por un camino o por otro. Quizás el primer camino que trazaste no fue el más adecuado, y la experiencia te ha demostrado que es mejor cambiar de camino, así que ¡cámbialo! No tengas miedo. 

"El miedo se pasa pasando miedo"
Beatriz Esteban


Son las cosas que yo me repito continuamente, para no parar, para no rendirme, para seguir creyendo que después del camino hay algo. Y cada vez estoy más convencida de ello. Cada una de nosotras tenemos un camino diferente a seguir, pero todas lo podemos conseguir y marcando la meta pero sobre todo el camino, es más fácil. 



Como a todas, hace tiempo me preguntaron qué quería ser de mayor. Contesté profesora, como mi Ama; contesté psicóloga, para ayudar... y finalmente me decidí por Trabajadora Social. Por querer ayudar y por creer fielmente en que un mundo mejor es posible, juntas y recorriendo un camino común. Muchas veces me he cuestionado si elegí bien, si debería haber optado por Psicología o Educación... y tengo otros momentos en los que estoy muy segura de la elección que hice. De nada sirve arrepentirse o querer echar para atrás, porque por ahora aún no han inventado la manera. 

Así, soy Trabajadora Social y quiero seguir siéndolo, quiero ejercerlo y quiero aportar mi grano de arena a la construcción de un mundo mejor. Por esto y por mucho más, escribo este blog. Para seguir marcándome objetivos, trazar mi camino e inventarme nuevas metas adonde llegar. 

¿Viajamos juntas?



Comentarios

  1. ¡Hola!

    Muy cierto lo que dices. Yo, ahora mismo, me temo que estoy en una etapa que no sé a dónde voy. Sabía hacia dónde iba pero el camino está un poco borroso en este momento, se ve difícil pasar y ahora se me antoja una obligación más que un camino que hago por placer (con sus problemas y todo). Así que no sé qué hacer en este instante. Es como estar a oscuras en una habitación y no encontrar el interruptor de la luz... Estas perdida y con miedo pero sé que no pasa nada, que está bien. Seguro que pronto lo tendré tan claro como lo tienes tú.

    PD: Me gusta tu blog. Ya tienes nueva seguidora ^.^
    Un saludo!
    Lidia

    ResponderEliminar
  2. La vida nos da momentos de luz, pero también de oscuridad... aprende de este momento!!! Deja que fluya, déjalo pasar... porque pasa! No te aferres a ello ni intentes luchar irremediablemente, porque quizás sólo lo haga más fuerte. Pasará y la luz llegará, estoy segura :)

    Gracias por seguirme!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

CAPAZ desde 1992

Hace un año volví de estar tres meses como cooperante en Cutervo, Perú.
Si tuviera que describir esta experiencia en una palabra, sin duda sería rompedora.  En todos los aspectos.  Allí conocí una nueva forma de vida, una gastronomía diferente, un ocio diferente, una cultura diferente llena de valores diferentes; igualmente valiosos. Compartí tres meses con personas que habían sido educadas en valores, creencias y realidades diferentes a las mías, y esto me enseñó muchísimo. Esta experiencia fue realmente reveladora y humana, sobre todo humana.
Cuando volví me di de bruces con una realidad que no me gustó absolutamente nada. Una realidad en la que había nacido, crecido y vivido; miraba la sociedad a la que pertenecía... a la que había pertenecido hasta entonces de la cual ya no me sentía parte. ¿Por qué no me di cuenta de todo esto antes? 
Abrir los ojos y ver con una perspectiva diferente la sociedad en la que vivo me dolió muchísimo, me rompió por dentro.
Fue ahí cuando hice clic y me di …

por favor, decide vivir

"Sara Soler se odia."



"La guerra no ha hecho más que comenzar. Una guerra en la que, para sobrevivir, Sara tendrá que luchar contra sí misma."

¿Te sientes identificada con Sara Soler? ¿Te sientes insuficiente? ¿Te duelen tus pensamientos? ¿Te duele la vida? 

Pide ayuda. 
No mereces este dolor.


ENFERMEDADES MENTALES

Últimamente he leído mucho sobre lo estigmatizadas que están las enfermedades mentales. No soy una experta en el tema, ni pretendo sentar doctrina; pero sí quiero - desde mi experiencia - compartir mi opinión y visibilizar estas enfermedades. 
No sé cuál es el origen de todo esto, pero quiero dejar claro que las enfermedades mentales no se eligen. Quizás así dicho suena demasiado evidente y pensaréis que soy una exagerada (que sí); pero muchas veces caemos en el error de culpar a las personas de tener (por ejemplo) anorexia. ¿Os sentís identificadas? Seguro que sí. O seguro que habéis conocido a alguien que lo ha hecho o quizás os haya pasado a vosotras. Sí. Ese... "¿y por qué no comes?" "pues come" "decidiste dejar de comer y por eso has enfermado". ¿Os va sonando más? Sí. Esto, tristemente, es una realidad que las personas con un Trastorno de la Conducta Alimentaria tienen que sufrir y escuchar constantemente. Y no. No lo han elegido y no es tan sencil…